Obra viva, obra muerta

En un barco, la obra viva es la superficie sumergida, la que le proporciona la capacidad de flotar aprovechando el principio de Arquímedes. ¡Eureka! La obra muerta, en cambio, está constituida por la parte del casco que nunca está sumergida (salvo naufragio). En nuestro contexto hablamos de edificios..., es decir, centros culturales, teatros, bibliotecas, etc. y de lo que hay en su interior

El Teatro Prendes de Candás. Nos habla su director, Alain Fernández

Fondo diseñado por Tirachard / Freepik

<< Atrás

<<<< Inicio